Ahora (…) la familia está completa

El silencio que por dos meses reinó los pasillos del Conservatorio Nacional de Música se vio interrumpido, hoy lunes 11 de septiembre, con la alegría de niños y jóvenes que entre risas y premura se dirigían a sus aulas de clase. En cada rincón y en cada aula los estudiantes mostraban su entusiasmo por compartir una de sus mayores pasiones: la música. Esta pasión los acompaña a donde vayan y la comparten con sus amigos, familiares y su público.

Poco a poco las aulas se llenaron con nuevos estudiantes. En sus rostros se notaba la emoción de iniciar sus clases de música, abrazados a sus cuadernos y cargando una mochila ingresaban por la entrada principal del Conservatorio Nacional, donde unos padres se despedían y otros, esperaban por sus hijos.

Susana, madre de un estudiante de guitarra, daba las ultimas indicaciones a su hijo y con un beso en la frente se despedía de él. Muchos padres despedían a sus hijos de la misma manera. Los niños presurosos y con ilusión corrían con sus mochilas e instrumentos a sus aulas.

Cada maestro había decorado su aula y esperaban expectantes la llegada de sus nuevos y antiguos estudiantes que durante 10 meses serán parte de la familia del Conservatorio Nacional de Música.

Clic aquí para visualizar la galería de imágenes